jueves, 31 de enero de 2008

Consecuencias y condicionamientos...

Después de que ayer no escribí, hoy no podía dejar pasarlo. Ya se me ha bajado la euforia del lunes y han sido días bastante anodinos. Pero de momento no quiero hablar de la mediocridad o la normalidad. Voy a hablar de lo que pone en el título.

Ya me rayé un día con las modificaciones en el medio y demás, y sin leer ese post probablemente caiga en alguna contradicción al escribir esto. Pero me da igual yo soy contradictorio demasiadas veces y otras tantas que la vida me obliga a serlo. Nuestras acciones tienen consecuencias y suelen ser nefastas, creo que el nick que tengo ahora en el messenger se parece mucho a esto. Y me da por culo. Quiero que alguien me avise a ciencia cierta que si hago determinadas cosas ocurriran estas otras. Realmente no lo quiero porque seria quitarle mucho hierro a la vida, pero en ocasiones molaria tener un vidente (de verdad, no pseudo-famosos de gafas al reves o pelos de colores) de consejero personal. Me moría de ganas por cagarme en las consecuencias y ya me he desahogado, así que pasemos a los condicionamientos.

Nacemos condicionados, o mejor dicho desde que nacemos nos condicionan. Tus padres se esperan que seas tal o cual, la tele que seas un buen consumidor, la escuela en la mayoria de veces (y por desgracia) que seas un perrito dócil y obediente, la sociedad que seas parte activa y declares tus impuestos, la iglesia que seas un buen feligres y buen donante, tu abuela que seas un buen cátolico y no peques, y así un largo etcétera. Támbien estoy harto, yo lo que quiero es ser féliz. Y si para eso hace falta volver a una sociedad nearthental y vivir para comer, dormir y follar. Que así sea. Pero no, vivimos en un complejo sistema donde todo el mundo condiciona, nos condiciona y condicionamos. Basta. Hoy mismo he condicionado a alguien y por mi culpa no ha salido de casa. No quiero esto, quiero una vida simple sin complicaciones. No creo que vea la caida de esta sociedad, pero como dije me encantaría. Así que voy a esperar y mientras tanto mañana voy a ver si le condiciono la vida a alguna que se deje. Todo depende de ella.