sábado, 26 de enero de 2008

Voy a dar el primer paso...

Y lo voy a hacer siempre. Es un propósito para el resto de mi vida. Quiero tener iniciativa y vivir arriesgando. Porque sin ser conscientes nos perdemos todas aquellas cosas que tendriamos la oportunidad de hacer si dieramos el primer paso. Yo no soy vergonzoso, ¿pero por qué me cuesta tanto dar el primer paso? Creo que es por un valor inculcado. El hecho de que apreciemos tanto lo que tenemos y seamos incapaces de arriesgar nada por conseguir algo mejor. Es que no nos daremos nunca cuenta que ese es el camino. Hay que arriesgarse, jugarselo todo a rojo o negro y así conseguiremos ganar. En el caso de que perdamos no habrá ningún problema porque como dice la frasecita: "Cuando se pierde todo lo primero que se pierde es el miedo". Perder el miedo, no tener miedo a perder o no tener nada que perder son las situaciónes ideales para realizar los sueños más imposibles. Lo dicho apostemoslo todo por nosotros mismos y por no perdernos en el camino de la vida.

(Hoy entrada cortita que es sábado, no voy borracho y esta noche no me he arriesgado a ganar.)