miércoles, 30 de enero de 2008

Divagando...

Empezare por dejarme atrás,
para así, en tan solo un momento
poderme contemplar desde otros ojos.
Pues estoy cansado de verme tras los mios,
me aburro a mi mismo
diciendo y haciendo todo lo que hago y digo.
Y me traiciona mi propia conciencia
encontrándome otra vez perdido.
No quiero pedir perdón,
pero quisiera haber hecho las cosas mejor.
Se que no soy fácil, pero que tampoco soy imposible.

Que gran error
querer llegar a la cima sin subir a la montaña,
encontrarme sin haberme perdido,
salvarme sin haber sido condenado
y entenderte sin haberme entendido.
Este es mi momento de lucidez,
gracias a dejar mi cuerpo atrás,
y en el tan sólo quiero decir
que me odio a mi mismo.

Me odio por complicar las cosas,
me odio por joder a todo el mundo,
me odio por joderme a mi mismo.
Si pudiera cambiar algo en este mundo
me cambiaría a mi mismo.
No soy una gran persona,
tan solo un presumido.

Y quería decir esto para que seas capaz
de perdonarme todos mis fallos humanos
y que aunque hoy no consiga ayudarte
que sepas que puedes contar conmigo.
Se que es mucho lo que pido,
ya que yo no soy capaz de hacerlo,
pero también se que puedo contar contigo.


(Anoche se me pasó actualizar el blog, así que ya es de día. Voy a dejar este texto que fue el que me lanzó a escribir el blog y tenía pensado dejarlo aquí algún día de estos. Y de paso contar algo más de mi mismo.)