martes, 22 de enero de 2008

El final...

Moriré. De verdad, yo empece a morir el día que nací. De acuerdo es un tanto bruto pero se lo debía a un amigo. Iba a empezar con "Estoy muerto", pero me recordaba demasiado a la película "Confidence".

Hoy es martes y me he decidido a empezar esto, no lo empece ayer porqué le tengo animadversión a los lunes. No es por nada en especial simplemente no me gustan. Hoy por ejemplo no he echo nada especial, ha sido un día anodino. Sí, de acuerdo he dicho que era martes y después lunes. Pero es que es lunes a las 00:15, técnicamente martes. Esto no es gratuito tan sólo lo hago para poder decir durante al menos un día entero que actualizaré el blog todos los días. Y en relación a lo de los días, ¿por qué narices el calendario gregoriano?

Tenemos una innegable necesidad de medir el tiempo (un tema recurrente en conversaciones con mis amigos). Y para ello implantamos el calendario gregoriano, guau. Un maravilloso sistema que solo tiene un error de 1 día cada 3300 años. Me imagino a nuestra pobre descendencia viéndose despojada de un día de su vida por este maravilloso invento de la cultura occidental (no me lo invento, esto mismo lo pone en Wikipedia). Espero por su bien que ese día sea lunes. Y es que nuestro antropocentrismo raya la esquizofrenia. Queremos medir todo en función de nosotros mismo, controlarlo todo, alcanzarlo todo, ansiamos todo de todo. Yo me quedó con la reflexión que vi en un corto buenísimo: "Mosca". Así que la próxima vez que intentéis matar una mosca pensad que estáis perdiendo 2 días.

Y para no perder más tiempo yo me despido.

Seguiremos el tema del tiempo con una película de una trilogía que tengo por ahí preparada...